Nupcias

30 de agosto de 2008




En la entrada más alta del pozo
tus galas, el árbol

No podrás vestir el suntuoso encaje, Lucifer

Ríe río árbol nuevo
sin el atavío último

No llores al suicida que

cae
desnudo
de la rama
ni su estrépito

ni la modesta sombra
de la mañana

Te despojo te desvisto te ultimo te descubro ruina

Y ahora llueve
llueve
y tu noche es el árbol
crudo

Tu noche, Lucifer, el atavío
de mi boda






0 Ecos:
Publicar un comentario en la entrada